Surcando de las siete a las doce estrellas | Noticias de Madrid



Después de más de dos décadas de servicio público en la Asamblea de Madrid, inicio una nueva y emocionante etapa. Al mirar atrás, solo puedo sentir agradecimiento por esos miles de militantes anónimos que siguen trabajando cada día en cada casa del pueblo de Madrid, permitiendo que los diputados y diputadas podamos hacer bien nuestro trabajo.

Miles y miles de madrileños, proceso electoral tras proceso electoral, eligen la papeleta del puño y la rosa para depositarla en la urna, intentando hacer realidad sus sueños y anhelos. Confían en que quienes estamos ahí, en ese transparente cubo de cristal en Vallecas, a veces demasiado bien aislado, podamos hacerlos realidad.

Desde el primer día que llegué a la Asamblea comprendí que ser diputado es mucho más que un asiento en un parlamento; es una vocación de servicio y un compromiso con los demás que imprime carácter en tu vida. También aprendí que las mejores iniciativas parlamentarias se consiguen no con la fuerza de los votos, sino con la fuerza de la razón, de quienes nos exigen respeto, sentido común y entendimiento entre todos: los madrileños.

Representar a los madrileños y al PSOE exige dedicación, integridad y un compromiso inquebrantable con los valores democráticos y sociales. A lo largo de estos años he tenido la oportunidad de impulsar políticas que han mejorado la vida de muchos, desde la educación pública de calidad hasta la defensa de un sistema de salud robusto y accesible para todos. También he promovido la transparencia en la administración autonómica o la última, la creación de una agencia de ciberseguridad.

He tenido el privilegio de servir a una comunidad vibrante y diversa. Hemos compartido desafíos y triunfos, y también muchas derrotas, pero he aprendido que desde la oposición también se puede trabajar por el bienestar de los madrileños.

Ahora, mientras me preparo para asumir mi nueva responsabilidad como eurodiputado, siento una mezcla de nostalgia e ilusión. En el Parlamento Europeo, mi misión será defender los valores que han guiado mi camino estos últimos años: justicia social, igualdad, sostenibilidad y derechos humanos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

SIGUE LEYENDO

Europa enfrenta desafíos sin precedentes, como la transición ecológica, la transformación digital y la protección de los derechos laborales. Estoy decidido a llevar la voz de los ciudadanos españoles al corazón de Europa, trabajando para construir una Unión Europea más fuerte y unida.

Hoy, no puedo dejar este escaño sin expresar mi más profundo agradecimiento a todos aquellos que han estado a mi lado. He aprendido a valorar la lealtad y a considerar a todas las personas, independientemente de su ideología. A lo largo de estos años, he visto cómo Madrid ha evolucionado. Hemos trabajado para mejorar las infraestructuras, fomentar la innovación y garantizar servicios públicos de calidad, reconociendo el importante papel de las centrales sindicales.

A mis compañeros de la Asamblea de Madrid, simplemente gracias. Siempre nos ha unido nuestra pasión por trabajar en la idea de ofrecer una alternativa seria y sensata. Una aspiración colectiva que casi logramos en el año 2019, construyendo un proyecto amplio de progreso entre todos, buscando soluciones justas, ilusionantes, amplias, colectivas, abiertas y participativas. Ahora, os invito a seguir caminando, enfrentando los desafíos del presente y del futuro, pensando en las necesidades para los próximos veinticinco años para Madrid y en las de hoy, las de la gente más humilde y desfavorecida, con fuerza y determinación.

Quizás algún día escriba sobre esta larga e intensa experiencia que hoy acaba, para describir una realidad, mi realidad, siempre subjetiva, pero no siempre conocida. Una muestra, otra arista de este duoprisma en el que se ha convertido el complejo ecosistema de la política madrileña.

Como eurodiputado, mi objetivo será llevar con pasión y dedicación al Parlamento Europeo una voz fuerte y clara, defendiendo nuestros intereses y promoviendo nuestros valores. Trabajaré para que Europa lidere la lucha contra el cambio climático y la transformación digital, asegurando que la tecnología sirva al bien común y no exacerbe las desigualdades.

Entre mis tareas estarán el trabajar por la legalidad y aplicación del Derecho de la Unión, incluyendo derechos de propiedad intelectual y protección jurídica de los intereses financieros de la UE, aplicados éticamente en multitud de ámbitos y sectores, gestionando las cuestiones relacionadas con la responsabilidad de las instituciones de la UE, todo un reto.

Aunque mi labor se trasladará ahora a Bruselas, Madrid siempre estará en mi corazón. Continuaré trabajando por sus intereses y defendiendo los valores que nos han guiado hasta aquí.

Gracias a ti, que estás leyendo estas líneas, por todos estos años de confianza y apoyo. Ahora, con renovada energía y compromiso, nos embarcamos en una nueva aventura. Te invito a que me acompañes para seguir surcando de las siete a las doce estrellas, trabajando por un Madrid, una España y una Europa mejor.

José Cepeda es profesor de la Universidad Carlos III y eurodiputado electo al Parlamento Europeo.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter sobre Madrid, que se publica cada martes y viernes.



Source link