Los adultos que quieran entrar en webs porno debern tener un ‘carnet digital’ de 30 accesos vlido durante 30 das


El Gobierno ha presentado este lunes su sistema de verificacin de la mayora de edad en el acceso a contenidos para adultos en internet. La herramienta finalmente escogida, despus de manejar varias, ha sido una especie de carnet digital con un bono de 30 accesos vlido durante 30 das que permitir entrar a los adultos en pginas pornogrficas tras identificarse con su DNI electrnico. Podrn usar tres veces la misma credencial dentro de la misma plataforma. El objetivo es impedir que nios y adolescentes menores de 18 aos puedan entrar en este tipo de contenidos, aunque el Ejecutivo reconoce que “puede haber formas de circunvalar esta solucin”. Ahora las plataformas preguntan por la edad pero el mecanismo es muy endeble y cualquiera puede entrar en estas pginas.

El ministro para la Transformacin Digital y de la Funcin Pblica, Jos Luis Escriv, ha avanzado las principales lneas de la Estrategia Nacional de Proteccin de la Infancia y de la Adolescencia en el Entorno Digital en lo que concierne a su departamento. Esta estrategia se inicia con un anteproyecto de ley orgnica para la proteccin de los menores en los entornos digitales, que contempla que todos los dispositivos electrnicos como mviles y tabletas lleven controles parentales de fbrica y un mecanismo de verificacin de la edad.

Tambin contempla una modificacin de la Ley General de Telecomunicaciones para que la Comisin Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) pueda bloquear de aquellas plataformas o pginas con contenidos pornogrficos si no incorporan mecanismos de verificacin de la edad efectivos.

Slo en Espaa

La directora general de Gobernanza de la Secretaria de Estado de la Funcin Pblica, Carmen Cabanillas, ha explicado que la solucin acordada slo estar en funcionamiento “inicialmente en el mbito espaol y para los residentes que viven en Espaa”. Es decir, en una fase beta del proyecto, slo “se obligar” a las plataformas de intercambios de contenidos establecidas en Espaa, aunque el Gobierno quiere que las aplicaciones de mensajera, redes sociales o navegadores, la mayora radicados en Irlanda, tengan tambin que comprobar la edad si hay contenido para adultos.

La herramienta se ha incorporado dentro de “la cartera digital espaola”, disponible en formato de aplicacin de telfono mvil y que tambin est previsto que guarde otros documentos, como el certificado de empadronamiento o titulaciones universitarias. Adems, incluye una credencial que “es annima” y “respeta el principio de proteccin de datos de minimizacin de la informacin intercambiada”. La directora general asegura que “en esa credencial no va a figurar ningn dato personal, sino que tendr una letra, una K, que identifica que el usuario es mayor de edad” para “proteger tanto el inters superior del menor como los adultos que libremente deseen acceder a este tipo de contenidos”. Esta aplicacin se desbloquea mediante reconocimiento facial, un patrn o un cdigo.

Para ello, “una serie de actores guardan y garantizan el uso de los distintos elementos”. “En primer lugar, tendramos una lista blanca de emisores de credenciales de mayora de edad”, ha detallado. En esta primera versin, es la Secretara General de Administracin Digital la que provee de esta credencial: “Para garantizar de forma fehaciente que esta persona es mayor de edad, leemos el DNI electrnico si la persona lo presenta o consultamos nuestros registros administrativos [por ejemplo, Clave o el certificado electrnico], de tal forma que no haya ninguna duda de que la persona que est al otro lado es mayor de edad”.

En segundo lugar, habr una segunda “lista blanca” donde estn incorporados “todos los proveedores de aplicaciones que son solventes, que tienen un control de eficacia sobre estas aplicaciones de verificacin de edad”. En tercer lugar, habr una tercera “lista blanca” para “conocer las plataformas de contenidos para adultos que se adhieren” a esta herramienta. Para ello, se establecer “un registro” que gestiona la Secretara de Estado de Telecomunicaciones.

El ‘pack’ de 30 credenciales

Los usuarios “voluntariamente” pueden descargarse la aplicacin web y solicitar la credencial, para lo que se consultar su DNI electrnico o “las fuentes administrativas” que el Ministerio tiene a su disposicin. Una vez dado ese paso, el sistema emite “un pack de credenciales de mayora de edad para evitar que las plataformas o en internet cualquiera pueda trazar a la persona que est utilizando la credencial”. “Vamos a emitir un juego de 30 credenciales que tendrn una caducidad de 30 das para minimizar el riesgo y que la persona no pueda ser trazada y que tampoco haya cruce entre distintas plataformas”, ha dicho Cabanillas.

Ha detallado que la misma credencial podr usarse como mximo tres veces en la misma plataforma”. Pasados los 30 das, “se emitir otro pack de credenciales”. “Si se agotaran antes, podran emitirse antes”, ha afirmado.

Una vez que se dispone de esta credencial en la cartera beta del mvil, el usuario pregunta a la plataforma de contenidos, que le ofrece un cdigo QR para que le presente la evidencia de que tiene en el telfono su credencial de mayora de edad. Es una especie de tarjeta verde que abre la barrera y que permite al usuario acceder a la pgina pornogrfica. “La aplicacin se guarda en la parte segura del mvil y, una vez que se emite la credencial, se destruye la vinculacin del juego de claves que se genera y la persona concreta. Con lo cual, la nica trazabilidad queda dentro del telfono mvil”.

Fuentes del Ministerio de Transformacin Digital aseguran que este carnet “es para proteger la privacidad y no se almacena en la administracin ni hay trazabilidad ni para la web ni para la Administracin”. “La persona siempre dispone del acceso a su cmara, en ningn momento el proveedor de contenidos puede acceder sin que l se d cuenta a su cmara del telfono mvil”, recalca Cabanillas. Sin embargo, hay preocupacin en el sector de la ciberseguridad.

Los peligros

Eduardo Cruz, experto en ciberseguridad y fundador del control parental Qustodio, sostiene que los datos quedan registrados por la Administracin. “La Administracin sabe quien solicita los accesos. Es por ello que el usuario necesita mostrar un certificado digital o DNI electrnico para sacarse el carnet y los bonos. Cuando dicen que es annimo, se refieren a las aplicaciones y a las webs”, seala.

Aade que “existe el peligro de que la informacin de quin pide el carnet y cuntos uso hace se filtre, algo que es una constante en este pas porque la Administracin pblica no es confiable en la custodia de secretos y datos privados. Y, aunque lo haga, el sistema no est exento de riesgos remotos, como los ciberataques”.

“Ponerle un carnet de conducir de internet a 40 y pico millones de ciudadanos, es simplemente una idea horrible digna de las peores dictaduras. Es una bomba nuclear para las libertades civiles, y en mi opinin no debera lanzarse. Las consecuencias de un uso indebido o negligente por parte de los actores pblicos pueden ser fatales para nuestra democracia.”, recalca. “Para entender el enorme riesgo tan solo basta con imaginar por un momento una filtracin de datos de los solicitantes del carnet, o una futura instrumentalizacin poltica del sistema con el fin de restringir el acceso a la informacin del color que no guste al gobierno de turno”, aade.

El Gobierno quiere presentar a medidos de julio la aplicacin para que est funcionando a finales de verano, cuando estar la aplicacin en su versin beta.

Escriv ha argumentado que las herramientas de verificacin de la edad se estn haciendo en Europa “con consenso”. En la Declaracin de Lovaina, los pases miembros de la UE se comprometieron a desarrollar instrumentos para proteger a los menores en el mbito digital. El Reglamento eIDAS2, al que Espaa se ha adherido, establece un marco de referencia para la identificacin digital para todos los europeos: dice que la UE ser obligatorio por parte de las plataformas incorporar los sistemas de verificacin de edad que se establezcan en el contexto de EIDAS2.

“Problemas para la salud”

Escriv ha dicho que los nios acceden a contenido pornogrfico entre los nueve y los 11 aos. Siete de cada 10 adolescentes consume pornografa por medios digitales. Lo hacen sobre todo a travs de mviles, que tienen por primera vez a los 11 aos. Se accede por webs, redes sociales y mensajera instantnea. “Esto genera problemas extraordinariamente preocupantes para la salud mental y psicolgica de los nios, con una enorme adiccin, presiones emocionales, distorsin de la percepcin de la realidad, adems de una alarma social”, ha dicho el ministro, que ha aadido, citando datos de la Fiscala, que en los ltimos cinco aos las agresiones sexuales cometidas por menores se han ms que duplicado.

“Cuando se evala como interaccionan los menores con internet, para el 90% es su primera forma de conocer la sexualidad. A partir de ah, un 50% de ellos reconoce que generan imitacin e incluso con aproximaciones que tienen la dominacin como un elemento central. Se produce una enorme distorsin en la forma en que van a desarrollar su sexualidad”, ha recalcado.

Ha reconocido que es un tema “complejo tcnicamente”, que “esto no es suficiente y hay que hacer ms cosas” y que “puede haber formas de circunvalar esta solucin”. Pero ha sealado que es “la medida ms necesaria y eficaz en este momento para empezar a abordar el acceso a menores a contenidos inadecuados para ellos en entornos digitales y en un contexto en que la verificacin de la edad sea central para el acceso a esos contenidos”.

“Listas negras”

Para desarrollar esta herramienta, se ha constituido un grupo de trabajo en el Ministerio de Transformacin Digital en el que colaboran profesionales de los ministerios del Interior y Juventud e Infancia, la CNMC, la Agencia Espaola de Proteccin de Datos y la Fbrica Nacional de Moneda y Timbre.

Tambin colabora el Incibe, que est revisando que los navegadores hagan “un control del acceso en base a las URL” para evitar el acceso a menores. Cabanillas ha dicho que se crear “una lista negra” de los navegadores que no lo hagan.

Cabanillas ha recalcado que “ser imposible disponer de estas credenciales fuera de la cartera digital”. Adems, han buscado un “protocolo sencillo de incorporar” que sea “fcilmente asumible por la industria”. No slo las webs porno, sino “las plataformas de internet, las redes sociales y las redes de mensajera podrn utilizar la aplicacin” para “estar seguros de que la persona que est al otro lado es mayor de edad”, para lo cual estn manteniendo conversaciones con las empresas.

“Si utilizas Telegram e intercambias contenidos para adultos, en ese momento Telegram tiene la posibilidad de llamar a nuestra aplicacin y verificar que t eres mayor de edad antes de que consumas este contenido. Hoy es voluntario en este caso”, ha explicado. Por ahora no se obliga a las redes sociales porque no estn ubicadas en Espaa.





Source link