Las claves del juicio contra el ‘youtuber’ que asedi el chalet de Iglesias y Montero: vdeos sobre una piedra, metforas de “felaciones”, leyes de Venezuela y una tangana neonazi


Actualizado

Protestas a las puertas del juzgado, menciones al cdigo penal de Venezuela en el alegato de la defensa para exigir la absolucin, pruebas eliminadas de Internet, neonazis de Hogar Social empujando y pegando codazos a simpatizantes que haban acudido a apoyar a Pablo Iglesias e Irene Montero, el ex vicepresidente abandonando esta tangana en coche durante el receso, micrfonos averiados, vdeos defectuosos y una piedra convertida en pieza clave para descubrir si el youtuber de extrema derecha, Miguel Frontera, vulner la intimidad de Pablo Iglesias e Irene Montero. Una cuestin para cuya respuesta habr que esperar al menos hasta despus de las elecciones europeas, segn trasladan a GRAN MADRID fuentes del juzgado.

Frontera, tambin conocido como Capitn Espaa por acudir a manifestaciones con un escudo como el del Capitn Amrica decorado con una bandera rojigualda, salt a la fama durante estas fechas gracias a su participacin en las protestas que se realizaban frente al chalet de la pareja durante el ao 2020. Cuatro aos despus de los hechos, su defensa, liderada por Polonia Castellanos de Abogados Cristianos, sostiene que los hechos fueron una protesta poltica. Para la fiscala, se trata de delitos de acoso, injurias y descubrimiento de secretos.

Este ltimo es el ms grave de los cargos (con penas de hasta cuatro aos de crcel) a los que se enfrenta Frontera y para el que su libertad o presidio depende de una piedra. Una roca de Schrdinger que ni se geolocaliz, ni se mostr durante el juicio oral, aunque todo el mundo la mencionaba. Para ms inri, sus dimensiones -entre 1,5 y 10 metros- y posicin -lo suficientemente cerca como para colarse en la propiedad o a unos 20 metros- pueden marcar la diferencia a la hora de determinar si el vdeo que el acusado grab desde el peasco constituye un delito por el que podra ir preso.

En este sentido, Castellanos intent minimizar su importancia por una triple va. Con el relato del acusado: yo sin gafas veo bastante regular, no vi el vdeo despus de grabarlo y que si hubiera querido grabar el interior de la casa se hubiera comprado un palo selfie de tres metros, que cuesta 28 euros. Tambin seal que los de Podemos no haban pedido retirar las imgenes de la casa en Google Earth y se apoy en las declaraciones de algunos guardias civiles. Sera imposible hacer una grabacin ntida del interior de la vivienda, valor un agente y otro apunt que en el vdeo no sale nada reseable porque solo aparece: un animal y ropa tendida. Durante el visionado en sala, el vdeo mostr el porche, parte de la piscina del citado chalet y las siluetas de un perro y un hombre, que result ser Pablo Iglesias.

As lo revel el fundador de Podemos aportando un vdeo en el que se ve a Frontera grabando con el mvil por encima de su cabeza. Acababa de baar a los nios y le veo subido a una roca. A una distancia a la que podra saltar a la vivienda. Estaba prcticamente filmndome a m y filmando la casa. Cuando [Frontera] se da cuenta de que yo tambin le estaba filmando, baja de la roca y yo informo a la Guardia Civil, relat el ex vicepresidente.

Iglesias habl sobre cmo se sintieron injuriados sealando que su acusador haba sostenido que los mritos de Irene Montero eran, eventualmente, practicarme felaciones, en referencia a un cartel que Frontera coloc en un trpode durante siete das seguidos frente a la vivienda. En su anverso, poda leerse: Pablo Iglesias hijo de terrorista y en su reverso, Ministra analfabeta cuyo mrito es tener las rodilleras gastadas.

La defensa argument que la acusacin tena la mente sucia porque la mencin a las rodilleras no alude a una felacin. Sin embargo, el propio Frontera public un vdeo en el que se refera a la ex ministra como feladora con f, y no con c.

Por su parte, Montero, fue la parte visiblemente ms afectada durante el proceso. Asegur que se senta vigilada porque [Frontera] vena cada da, que su comportamiento afectaba a la crianza de sus hijos y que [en consonancia con el tipo penal de acoso] Frontera se encontraba lo suficientemente cerca como para darme miedo y sentirse invasivo, incidiendo en que vena a cualquier hora y en cualquier momento del da a grabar y a tocar el telefonillo. Adems, aportaron vdeos en los que se vea a Frontera montando un sofisticado equipo de sonido para poner msica a todo volumen junto al chalet.

Un argumento que su defensa trat de desmontar con vdeos en los el al acusado gritaba a decenas de metros de la entrada. Paradjicamente, pese a que el asedio dur siete meses, la sala del tribunal fue la primera ocasin que Frontera y los de Podemos se vieron cara a cara sin el muro del chalet entre medias.





Source link