Las 12 CCAA del PP firman el pacto para hacer desde 2025 la Selectividad el mismo da con los mismos contenidos, estructura y criterios de correccin


Las 12 comunidades donde el PP marca directrices para el 70% de la poblacin escolar no universitaria han firmado este lunes un acuerdo entre los muros centenarios de la Universidad de Salamanca para implantar a partir de junio de 2025 una prueba “comn” de acceso a la universidad que proporcione “mayor equidad e igualdad” a los alumnos al tiempo que “respeta la diversidad lingstica, cultural y educativa de las diferentes comunidades autnomas”. En estos territorios, la Selectividad no tendr las mismas preguntas pero se pretende que se haga los mismos das, con los mismos contenidos evaluables, con los mismos criterios de correccin y puntuacin por faltas de ortografa, con el mismo tipo de ejercicios y nmero de preguntas y con el mismo nmero de opciones entre las que elegir, segn el documento del acuerdo al que ha tenido acceso EL MUNDO.

Siete presidentes y cinco consejeros educativos de Castilla y Len, Andaluca, Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana, Aragn, Galicia, Extremadura, Baleares, La Rioja, Cantabria y Canarias (gobernada por CC pero con consejera de Educacin del PP) han suscrito un pacto firmado por 14 personas al que tambin se han adherido los consejeros de Ceuta y Melilla como “un gesto poltico”, puesto que en las ciudades autnomas las competencias educativas son del Ministerio de Educacin. Durante cinco meses, han negociado coordinados por la direccin nacional y la vicesecretaria de Sanidad y Educacin del PP, Esther Muoz, que ha dicho que “por primera vez la descentralizacin no sirve para diferenciar y dividir, sino para conseguir una Espaa ms justa”.

Cada curso acadmico, unos 300.000 estudiantes se examinan para acceder a la universidad. Por la existencia del distrito nico, la nota que un alumno obtiene en su comunidad autnoma le sirve para entrar en cualquier universidad de Espaa. Como las pruebas no son las mismas en todos los territorios y tienen distinto nivel de dificultad, se ha producido “una ruptura del principio de igualdad de oportunidades”, indica el pacto de las CCAA. “A la rebaja del nivel de calidad, se une la disparidad de los resultados de la prueba que, ao tras ao, originan la preocupacin de miles de alumnos que se ven en desventaja a la hora de acceder a una titulacin, simplemente por la comunidad en la que han realizado el examen”, aade.

La ministra de Educacin, Pilar Alegra, se comprometi a homologar la prueba en toda Espaa, de tal forma que la estructura de la misma y los criterios de correccin fueran compartidos entre todas las comunidades. Como no lo ha hecho en profundidad, el PP ha recogido el guante: ha cogido algunas de las cosas que inicialmente quera hacer el Gobierno del PSOE, le ha aadido otras y, “respetando” los currculos de la Lomloe, ha buscado una frmula en la que todas las regiones se han sentido cmodas, hasta tal punto que han ofrecido sumarse al acuerdo a otros territorios, como los socialistas Castilla-La Mancha y Asturias.

Eso significa que la Selectividad “comn” acordada este lunes no supone una reforma total de la prueba, que habra pasado por cambiar tambin la parte autonmica de los currculos para que todos los alumnos estudiaran una parte idntica en el Bachillerato o establecer el mismo nmero de horas de cada asignatura en todas las regiones.

Esas medidas no se descartan, pero se han dejado para ms trabajarlo ms adelante de forma coordinada con las reales academias y otras instituciones de relevancia. Tampoco las preguntas sern las mismas en todas las regiones que han suscrito el acuerdo, lo que permitira hablar de una Selectividad nica, no comn. A cambio, se ha apostado por un modelo que al menos permite alcanzar el rigor de los tiempos prepandmicos, donde el examen no era tan fcil como ahora.

Uno a uno, los barones populares han ido saliendo al centro del claustro del colegio arzobispo Fonseca, donde se aprob el Estatuto de Castilla y Len, para proclamar con solemnidad, como si juraran la Constitucin: “Firmo este acuerdo por una Ebau comn”.

Han defendido que “la educacin es el verdadero ascensor social” (Fernando Lpez Miras, presidente de Murcia), por lo que han buscado un acuerdo que “va a favorecer la solidaridad y la cohesin territorial” (Alfonso Fernndez Maueco, de Castilla y Len), “fruto del consenso y respetuoso con la diversidad lingstica” (Marga Prohens, de Baleares) que “profundiza en el sentido de lo comn desde una perspectiva singular de cada territorio sin poner en riesgo nada” (Carlos Mazn, de la Comunidad Valenciana) ante el sistema actual, que “no selecciona a los que ms saben y deja fuera a los mejores (Isabel Daz Ayuso, de Madrid) y supone “una imposicin al fijar una Ebau sin contar con nadie y con 17 pruebas distintas” (Juanma Moreno, de Andaluca).

“Alguien dira que, en las oposiciones, los jueces se examinaran de materias distintas en funcin de la comunidad autnoma? O que los licenciados en Medicina tuvieran que examinarse del MIR con criterios distintos? Si todos creen que es de sentido comn, por qu lo permitimos con nuestros jvenes?”, ha preguntado Jorge Azcn, presidente de Aragn.

Estos son los cambios acordados este lunes en Salamanca:

1. Los mismos contenidos

Las regiones del PP han recuperado la matriz de especificaciones que ha quitado el Gobierno a partir de este ao, donde para cada una de las 15 asignaturas de la fase obligatoria se determinarn los contenidos que obligatoriamente entrarn en el examen. Esta matriz ha estado hasta este curso en las rdenes ministeriales, pero la realidad era que no se cumpla por parte de las CCAA.

Ahora en las regiones populares se sealar “cuntas partes tiene la prueba, qu fragmentos del currculo estatal se evala en cada parte, qu tipo de actividades hay en cada una y qu valor tiene cada parte de la prueba”, dice el PP. Eso supone, argumentan, “un acuerdo bsico sobre el contenido de la prueba respetando el currculo oficial, pero organizndolo de forma que permite disear pruebas comunes con la misma estructura y ponderacin de cada una de sus partes”.

Slo se han acordado los contenidos de las 15 asignaturas de la fase obligatoria, pero no dice nada de la veintena de materias de la fase voluntaria. Adems de 15 matrices de especificaciones, habr una descripcin de examen por asignatura.

2. Las mismas fechas

Estas CCAA han acordado que el examen se realizar en las mismas fechas (ahora hay una horquilla marcada por el Gobierno pero cada regin pone el da que quiere) y tambin se publicarn las notas a la vez para que los alumnos tengan las mismas oportunidades a la hora de matricularse, algo que “facilitar la movilidad de los alumnos porque ahora algunas CCAA cerraban la prescripcin de los alumnos antes de que alumnos de otras CCAA conocieran las notas”, segn ha apuntado Feijo. Se quiere tambin que el orden de las asignaturas sea el mismo: por ejemplo, Lengua a primera hora e Historia a ltima, pero todo esto lo deben proponer a las comisiones de Selectividad, donde estn representantes de las CCAA y los institutos, pero tambin de las universidades.

3. La misma forma de corregir

Tambin se ha alcanzado un acuerdo por el que se establece un sistema comn de correccin para todas porque ahora en cada regin se punta de distinta forma hasta con las faltas ortogrficas. Esto lo haba propuesto Alegra, pero al final el Gobierno slo ha fijado para su nueva Selectividad, que comenzar en 2025, que la ortografa contar al menos el 10% de la nota. El pacto popular va ms all. En Lengua Castellana y Literatura, se descontar por cada falta -0,25 puntos hasta un mximo de dos puntos, aunque la primera incorreccin ortogrfica no se penalizar y cuando se repita la misma falta se contar como una sola. Por errores en la redaccin, la sintaxis, el vocabulario o la presentacin se podr deducir un mximo de un punto.

En el resto de asignaturas, se deducir –0,10 puntos a partir de la tercera falta de ortografa hasta un mximo de un punto y, por errores en la sintaxis, vocabulario y presentacin se podr deducir un mximo de medio punto. No son criterios muy exigentes en relacin a los que establecan ahora las regiones ms duras, pero “homogeneizan” ms que ahora.

4. La misma estructura

El Gobierno marca en su orden ministerial anual una estructura mnima que deben seguir las CCAA, pero el acuerdo habla de unificar “el tipo de preguntas que pueden aparecer, los temas especficos que deben estudiar los alumnos y cmo se distribuirn las calificaciones”, algo “esencial” para mantener “la consistencia y la equidad en la evaluacin de todos los estudiantes, independientemente de su regin o centro educativo”. Tambin se acordar el nmero de preguntas en todas las asignaturas comunes.

El pacto no aborda las diferencias que se producen antes de la Ebau, en el Bachillerato, que cuenta el 60% de la nota de acceso, pero presupone que, si se cierran lo ms posible los contenidos y la estructura del examen, los institutos terminarn adaptndose a lo que pide la prueba.

Adems, se establecer para cada examen y para cada una de las preguntas concretas de cada ejercicio el mismo nmero de opciones entre las que elegir, de tal forma que se impida que algunas regiones tengan cuatro opciones de temas a elegir y otros tres. Actualmente, en varias CCAA se dan tantas pistas a los alumnos que pueden lograr un 10 estudiando menos de la mitad del temario.





Source link