La policía investiga si las víctimas de la pizzería de Delicias habían participado en una agresión previa | Noticias de Madrid



En el argot de las bandas juveniles violentas una “vuelta” es la respuesta a una agresión previa. La policía investiga si el tiroteo en una pizzería del paseo de las Delicias, en Madrid, este martes es exactamente eso: la venganza a un ataque anterior. En el asalto resultó herido un chico de 21 años en la parte baja de la espalda y sus tres acompañantes resultaron ilesos. Uno de ellos se defendió de las balas con una bandeja. Otro, estaba en el baño y por eso no aparace en las imágenes de la cámara de seguridad en el momento de los disparos. Los cuatro tienen vinculación probada con la banda de los Trinitarios, en concreto del coro de Villaverde, así que la hipótesis principal es que el atacante pertenece a los Dominican Don’t Play (DDP).

Los agentes de la Brigada Provincial de Información trabajan contrarreloj para detener al autor del tiroteo, un chico muy joven vestido con pantalones cortos y sudadera negra, que efectuó hasta tres disparos sobre sus víctimas. Para ello es fundamental no solo la investigación a raíz del ataque, sino toda la labor de recogida de información previa que llevan a cabo sobre las bandas constantemente. De este modo, conocen las rencillas, relaciones entre ellos y encontronazos previos. Esta base está resultando fundamental para dirigir las pesquisas hacia el pistolero y quienes lo acompañaron esa noche en un coche hasta el lugar.

Arganzuela ya ha sido escenario de agresiones previas. Hace un año, a tan solo 12 minutos a pie del restaurante donde atacaron a estos tres jóvenes, dos chicos fueron salvajemente agredidos presuntamente por un grupo de 12 trinitarios que fueron detenidos seis meses después. Entre ellos había mayores y menores que ingresaron en prisión y centros de reforma, aunque a algunos de ellos se les ha concedido la libertad recientemente a la espera del juicio. Sucedió en el parque de la Cuña Verde del Ferrocarril y los heridos en aquella ocasión resultaron ser dos vecinos del barrio que estaban pasando la noche charlando en un banco y que nada tenían que ver con los Dominican Don’t Play. Alguno de los atacados en la pizzería este martes también podría estar implicados en ese ataque.

El distrito limita con la zona de Embajadores, territorio de los Dominican Don’t Play, por lo que los enfrentamientos pueden estar motivados por esta cercanía y la enemistad entre sus respectivos líderes. El pistolero llegó al lugar acompañado de, al menos, otras dos personas. Una de las hipótesis es que alguien viera a los tres (o cuatro, contando con el que estaba en el baño) Trinitarios al lado de la cristalera de la pizzería, alertara a otros DDP y estos planificaran la caída, como llaman ellos a estos golpes sobre el grupo rival, en cuestión de minutos. Por este motivo este tipo de reyertas son tan difíciles de prever, porque ni siquiera los propios autores las planean con mucha sofisticación.

Sobre el uso de armas de fuego, en anteriores investigaciones los agentes especializados han constatado que las adquieren por redes sociales y que han llegado a comprar pistolas que se anuncian como de coleccionista en aplicaciones de compraventa de todo tipo de objetos. Otra de las prácticas probadas es la modificación de armas de fogueo para que disparen con munición real, aunque esta opción solo permite unos pocos tiros. Esto es lo que sucedió, por ejemplo, en un ataque de hace dos años, cuando dos menores entraron a disparar a un camarero de la calle Hortaleza que había sido pandillero. El jefe de los menores ordenó la agresión para cobrarse una venganza de años atrás.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter sobre Madrid, que se publica cada martes y viernes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

SIGUE LEYENDO



Source link