El juez de la trama rusa rechaza aplicar la amnista a Puigdemont y pide al Supremo que le investigue por traicin, malversacin y organizacin criminal


Actualizado

Cuando est al borde de librarse de la imputacin por terrorismo en Tsunami, al ex president Carles Puigdemont se le abre otro frente judicial. El titular del juzgado de Instruccin 1 de Barcelona ha acordado este lunes proponer al Tribunal Supremo su imputacin por los delitos de traicin, malversacin y pertenencia a organizacin criminal.

El magistrado Joaqun Aguirre ha elevado al Alto Tribunal una exposicin razonada en la que sostiene la existencia de indicios de delito contra una docena de personas, entre ellas el aforado Puigdemont y el tambin aforado diputado autonmico Francesc d’Ass Dalmases. La lista de sealados incluye al tambin ex president Artur Mas y al jefe de la Oficina de Puigdemont en Waterloo Josep Llus Alay, pieza clave segn el juez en la trama rusa.

El juez solicita al Supremo que asuma toda la investigacin y no solo la referida a los dos aforados. La lista prosigue con el abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye; el ex responsable de Relaciones Internacionales de Convergncia Democrtica Vctor Terradellas, la ex consellera y ex dirigente de Junts per Catalunya Elsa Artadi; y otras personas del crculo ntimo de Puigdemont: el periodista y escritor Carles Porta y el empresario Miquel Casals.

La relevancia de la calificacin jurdica reside en que la Ley de Amnista lo excluye de su mbito de aplicacin “siempre que se haya producido tanto una amenaza efectiva y real como un uso efectivo de la fuerza en contra de la integridad territorial o la independencia poltica de Espaa”.

En su resolucin, el juez Aguirre afirma que se cumple este ltimo requisito: “Este magistrado considera que s hubo una amenaza (en el sentido de ‘peligro’) real y efectiva de que una potencia extranjera (Rusia) ejecutara actos perjudiciales para la integridad territorial de Espaa”.

Por ese motivo, en una resolucin aparte, el instructor rechaza aplicar la amnista a la traicin y, por conexin, tampoco a los delitos de malversacin y pertenencia a grupo criminal.

La exposicin enviada al Supremo explica que una de las vas de intromisin rusa en Occidente era la “influencia directa en polticos y decisores pblicos”. “En el caso de Catalua”, prosigue, “el apoyo y la utilizacin de actores polticos, tal y como se ha demostrado a lo largo de la investigacin, involucraron a personas del ms alto nivel del Gobierno de la Generalitat de Catalunya (Gencat), incluido su presidente y ello habra facilitado y reforzado considerablemente el proceso de injerencia rusa”.

Precisa que conforme a la investigacin, se ha podido acreditar que esas personas “mantuvieron contactos con individuos cercanos a los servicios de inteligencia rusos y al gobierno de la Federacin de Rusia, e igualmente, se ha podido conocer las mutuas exigencias para llegar a un acuerdo comn que beneficiara a ambas partes”.

El juez instructor indica que si Puigdemont “no hubiera tenido pnico y hubiera aceptado la propuesta rusa” habra continuado adelante el proceso secesionista. “No obstante, el peligro real y efectivo sigui existiendo”, indica. Adems, tras la declaracin de independencia que dej en suspenso, “siguieron profundizndose las relaciones con las ms altas esferas del Kremlin”, ejecutadas fundamentalmente por su jefe de Gabinete (Alay) y su abogado (Boye).

Ahora el Tribunal Supremo deber examinar si los razonamientos del juez justifican la apertura de una investigacin o si devuelve el caso a Barcelona para que siga profundizando en la investigacin.





Source link